El juez Llarena abre la puerta a la sedición y ratifica la rebelión

Confirma el procesamiento de Puigdemont y los otros 22 investigados por el ‘procés’

I. Santamaría - Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El juez Pablo Llarena rechazó los recursos interpuestos por 23 investigados en la causa sobre el procés y confirmó el auto de procesamiento que él mismo dictó contra estos investigados el pasado 23 de marzo por delitos de rebelión, malversación de fondos públicos o desobediencia, entre ellos Carles Puigdemont y todos los miembros de su Govern destituidos por la aplicación del artículo 155. En su auto el magistrado se reafirma en que hubo violencia que justifica la acusación de rebelión y que los datos de Hacienda coinciden con los indicios del delito de malversación que recoge la investigación al apreciar algunos indicios de fraude. Rechaza también que los miembros de la Mesa del Parlament procesados por desobediencia tuviesen inviolabilidad parlamentaria.

Llarena abre además la puerta a que los procesados no sean finalmente acusados de rebelión sino de sedición o conspiración para la rebelión. Según el instructor, en “el caso hipotético” de que no se acreditara que la violencia que el juez cree que existió tenía como fin favorecer el proceso independentista, eso no supondría el archivo de la causa, ya que los hechos recogidos en el auto de procesamiento pueden encajar también con un delito de sedición (artículo 544 del Código Penal).

La conspiración para la rebelión existiría, según él, aunque el proceso nunca se hubiera orientado a hacer una declaración unilateral de independencia, “sino a forzar al Estado a modificar la realidad constitucional”, desobedeciendo resoluciones del Tribunal Constitucional y en un contexto de “alzamiento violento”. La opción de modificar los delitos se había estudiado también desde la Fiscalía a raíz de la negativa planteada por Alemania a entregar a Puigdemont por rebelión.

Aunque Llarena no descarta que los procesados sean finalmente acusados de otros delitos, el instructor sigue considerando que existió rebelión. En su auto, rechaza la pretensión de algunos de los recurrentes que cuestionan el procesamiento por este delito por entender que no se ha producido un alzamiento violento o porque esta violencia no estaba destinada a favorecer la ruptura con España. El juez señala que la actuación desplegada por los procesados el 20 de septiembre encaja en principio con la exigencia de violencia y que en los acontecimientos del 1-O ésta implicó que varios policías resultaran heridos.

Secciones