La UE celebra el Día de Europa atendiendo a un nuevo ciclo

Jean-Claude Juncker interviene en el Día de Europa.

La salida del Reino Unido marca las reflexiones políticas de la jornada
Bruselas celebra cada 9 de mayo el comienzo de la unidad de los países del viejo continente nacida en 1950 sobre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial

Laura Pérez Cejuela - Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Bruselas - La Unión Europea (UE) celebró ayer el Día de Europa con el sentimiento de que se avecina un cambio de ciclo: en 2019 el Reino Unido abandonará el bloque, los rescates serán cosa del pasado tras el previsto fin del programa griego y la Eurocámara fruto de las elecciones de mayo reflejará un nuevo mapa político. Hace 33 años que cada 9 de mayo se festeja el día de Europa, coincidiendo con la fecha en que en 1950 el ministro francés de Exteriores Robert Schuman pronunció la declaración que dio lugar a la Comunidad Económica del Carbón y del Acero, embrión de la Unión. “Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho”, dice el párrafo clave de una declaración que aún inspira la construcción europea.

La UE, que desde entonces ha aumentado en tamaño y poder de forma gradual pero constante, vivirá en 2019 su primera reducción con la marcha del Reino Unido, país que nunca estuvo del todo convencido de entrar y desde que lo hizo en 1973 ha ejercido de contrapeso a los federalistas. Está previsto que el 29 de marzo se consume el brexit, lo que deja menos de un año para finalizar unas complejas negociaciones tras las cuales Londres y Bruselas deberán aún tejer los detalles de una relación comercial, económica y política de nuevo cuño. “El brexit demuestra que (la UE) es un proyecto reversible”, dijo el eurodiputado popularEstaban González-Pons, para quien no puede darse por hecho que la Unión “va a durar siempre hagamos lo que hagamos”. “Es un momento de cambios, pero es un momento en el que Europa se la juega: no solo el camino que se ha de seguir, sino también la ambición con la que tomemos ese camino va a marcar el futuro de la UE, por tanto hay incertidumbre”, señaló por su parte el europarlamentario socialista Sergio Gutiérrez. Y es que la marcha de un aliado natural como Reino Unido se da además en un momento de distanciamiento con Estados Unidos, cuyo Gobierno ha emprendido una deriva proteccionista en materia comercial y rupturista en política Exterior, creciente tensión con Rusia a cuenta de su presencia en Siria y conflictos de facto o latentes en Oriente Medio.

equilibrios de poder A nivel interno, la salida de esta gran potencia, unida a los cambios de Gobierno en varios países, augura una modificación de los equilibrios de poder en la Unión Europea.

La Francia gobernada por el liberal y europeísta Emmanuel Macron quiere relanzar la alianza franco-germana que Schuman preconizó ya como indispensable, para lo que tendrá enfrente a la nueva coalición liderada por la conservadora Angela Merkel, cuya política continuista promete estabilidad pero pocos avances en la reforma del euro. El eje París-Berlín encuentra ahora oposición en nuevas alianzas comunitarias como el Grupo de Visegrado (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia) y los bloques de austeros liderados por Holanda con los nórdicos.

La negociación del presupuesto 2021-2027, la reforma de la eurozona y la política migratoria serán los frentes en los que se medirán estos nuevos equilibrios.

A la vez el auge de partidos de extrema derecha, populistas y euroescépticos en las recientes elecciones en varios estados, unido al declive de los socialistas y otros partidos tradicionales hacen prever un nuevo mapa político en la Eurocámara, fruto de unos comicios en los que se suele votar en clave nacional. “Estos partidos han crecido por la falta de perspectivas y malas condiciones laborales, pero al mismo tiempo estos partidos que entran son los que impiden poner en marcha políticas que lo resuelvan”, señaló Gutiérrez.

Secciones