Fagor insiste en que los socios siempre tuvieron una “foto real”

Treviño asegura que la corporación les ofreció toda la información “de manera didáctica”

Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El juicio que se sigue en los juzgados de Bergara por la demanda colectiva presentada por más de 900 exsocios cooperativistas de Fagor Electrodomésticos contra el Grupo Mondragon celebró ayer su tercera sesión, la última correspondiente a los interrogatorios, con la testificación de antiguos responsables de la cooperativa y de la administración concursal.

El que fuera último director general de Fagor Electrodomésticos entre los años 2013 y 2014, Sergio Treviño, aseguró durante esta sesión que la cooperativa facilitó a sus socios una “foto real” de la situación de la compañía, así como información que se les trasladó de una forma “didáctica”.

La comparecencia de Treviño ha seguido la senda marcada en las dos jornadas anteriores por el resto de responsables de Fagor Electrodomésticos y de la Corporación Mondragon, quienes insistieron en el conocimiento que los suscriptores de las aportaciones voluntarias tenían de la mala situación de la compañía y descartaron indirectamente la existencia de un engaño para que mantuvieran sus ahorros en ella.

Durante su intervención, Treviño hizo un repaso a los agónicos últimos meses de Fagor Electrodomésticos, después de que en diciembre de 2012 se aprobara un plan de viabilidad que contó con un respaldo de 70 millones de euros por parte del Grupo Mondragon, en dos aportaciones de 35 millones de euros cada una, una estrategia que tan solo unos meses después se vio superada por los acontecimientos y provocó un nuevo proyecto de reestructuración para el que eran precisos otros 50 millones más.

Treviño precisó que esta nueva demanda de dinero al Grupo Mondragon, que posteriormente derivó en la entrada en un proceso concursal, estuvo motivada por un retraso en una aportación financiera que se esperaba por parte del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

comunicación Recalcó no obstante que durante este proceso los mecanismos de comunicación hacia los socios eran “diversos y variados” e insistió en que la “preocupación se palpaba” en todas las partes por las “tensiones de tesorería” a las que estaba sometida la empresa, que vivía una realidad “muy complicada” en un momento de crisis y en un mercado ya “complicado” de por sí.

Precisó además que la forma de dar la información a los socios en las sesiones se llevaba a cabo con “un esfuerzo pedagógico importante” y de una forma “didáctica” para trasladarles “un mensaje muy claro” de las cifras, de forma que las decisiones de cada uno de ellos sobre las aportaciones fuera “suya”.

Reiteró también que se explicó la situación “de forma muy realista”, incluyendo las “dificultades” de los mecanismos de financiación y el “impacto” que se esperaba que tuvieran a corto plazo.

Por su parte, el presidente del Consejo Rector de Fagor Electrodomésticos en este mismo periodo, Xabier Bengoetxea, recordó cómo participó en una reunión en la que informó a los socios de que la empresa no podría pagar los intereses de las aportaciones voluntarias correspondientes a 2012 por la “difícil” situación de la compañía.

Bengoetxea señaló que en ese momento se les comunicó que algunas plantas estaban cerradas por la falta de componentes y los trabajadores en sus casas porque no había dinero para pagar a los proveedores y el “poco” que se conseguía estaba siendo dedicado a “mantener la actividad”, a pesar de lo cual solo se plantearon dos demandas judiciales para reclamar el reintegro de las aportaciones voluntarias.

La administradora concursal de Fagor Electrodomésticos, Ane Alkorta, señaló que la decisión de iniciar el concurso partió de Fagor Electrodomésticos y de Edesa, sin que apreciara algún tipo de dilación indebida en su solicitud. Recordó también que tanto la Administración Concursal como la Fiscalía no concluyeron que se ocultara información a ningún acreedor.

informe pericial En la sesión de ayer se expuso un informe pericial de una consultora cuyos representantes afirmaron que el Grupo Mondragon hizo “un favor enorme” a Fagor Electrodomésticos con la adquisición de las plantas de San Andrés y Garagartza en la operación Ekimen Berri, que supuso un perjuicio de 20 millones de euros en dos años para la Corporación, que había comprado las plantas por 55 millones.

Al término de la sesión, la abogada del Grupo Mondragon, Arantxa Estefanía, aseguró que, según varias fechas que se han puesto de relieve, la demanda de Ordaindu y Eskuratu “está prescrita” porque se interpuso “más de un año después” del plazo establecido. Por su parte, el letrado de los demandantes, Raúl Tenes, mantuvo que su demanda “tiene posibilidades de prosperar” en función “no tanto de las testificales como de la documentación que figura en las actuaciones”. - Efe