MANOMANISTA

Prohibido confiarse

AIMAR OLAIZOLA, QUE PARTE COMO FAVORITO ANTE ELEZKANO PARA LLEGAR A LA FINAL, HUYE DEl calificativo
PORQUE “NO VALE PARA NADA”

Jon Viedma Carrera Patxi Cascante - Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

PAMPLONA - Aimar Olaizola escapa de los favoritismos. El campeón de Goizueta no se fía de Danel Elezkano, con el que el sábado se jugará un puesto en la final del campeonato Manomanista.

Y es normal. El de Zarátamo llega a las semifinales en un gran momento, enrachado y tras ganar tres partidos, el último ante el vigente campeón, Oinatz Bengoetxea.

Ayer, en una elección sin problemas -106,7-105,8 gramos los cueros escogidos por Aimar y 105,1 y 106,7 gramos los de Danel- ambos contendientes mostraron un respeto mutuo.

El de Aimar hacia Danel es entendible. Siempre es complicado jugar contra un rival en un gran momento de confianza y juego, y que a pesar de no haber jugado muchos encuentros en la modalidad está demostrando su valía.

Y el de Danel hacia Aimar es muy sencillo de entender. El de Goizueta, que cumple 20 años como profesional este 2018, llega prolongando un gran momento de forma y de chispa, y es el único semifinalista que sabe lo que ser campeón.

“Soy consciente de que tengo un partido muy difícil”, aseguró Danel, que sabe que tendrá que hacer “un partido redondo” para poder ganar a Aimar Olaizola, que considera que “es una garantía porque saber que va a hacer un partido perfecto”. “Con la zurda a la mínima oportunidad te la cruza y defendiendo es el mejor”, alabó.

El vizcaino comentaba hace dos semanas que era “un premio” jugar ante Oinatz Bengoetxea, por lo que se le acaban los calificativos cuando ve hasta dónde ha llegado. “Cuando empecé el campeonato no pensaba llegar hasta aquí. Te da confianza. Otra de las claves es que salgo a disfrutar. Es un partido difícil, pero también muy especial para mí”, afirmó Danel, que garantiza que no tiene “ninguna presión” por el partido del sábado.

“Yo intentaré hacer mi juego sin ninguna presión. De todos modos yo no le doy importancia a la presión. En los tres partido que he jugado he salido tranquilo, aunque el sábado la presión recaerá sobre Aimar, por palmarés y por juego”, destacó.

Por su parte, el de Goizueta quiso quitarse la vitola de favorito, ya que eso “no vale para nada”. “De eso estoy un poco aburrido. Aquí todos sabemos lo que jugamos, el partido está abierto y al 50%, si uno no se encuentra bien el sábado ganará el otro”, manifestó.

Sin embargo, la experiencia puede hacer que el partido caiga del lado del de Goizueta. “Este tipo de partidos importantes no me pillan de sorpresa, estoy acostumbrado a ello”, expresó.

El navarro, que hasta ahora solo ha jugado contra zagueros -22-7 a Albisu y 22-8 a Rezusta- tendrá ante sí su mayor nivel de exigencia en el campeonato, ya que su rival intentará terminar cuanto antes el tanto con su poderoso juego de aire.

“Los contrarios que he tenido hasta ahora no iban a buscar el remate, eran pelotaris de golpe, y Danel intentará rematar”, analizó Aimar, al que le ha venido bien el parón para mitigar una inflamación en el pulgar en el partido ante Rezusta.

Olaizola, que solo tiene en la cabeza el partido del sábado y que no piensa en llegar a la que sería su décima final en el Manomanista, sabe que este año ya han saltado muchas sorpresas y que él podría ser la siguiente. Prohibido confiarse.