Donostia envejece un poco más: los mayores de 65 casi doblan a los menores de 15 años

El padrón de 2017 refleja un incremento de apenas un 0,16% en la población y la tasa de nacimientos más baja en ocho años

Arantzazu Zabaleta Ruben Plaza - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La población de Donostia envejece y apenas crece. Cada vez hay menos nacimientos y más personas mayores de 65 años por cada joven menor de quince. Los datos del padrón de 2017 confirman esta tendencia, que viene ya de años atrás, y dejan en evidencia que la ciudad se enfrenta a un futuro complicado en ese sentido.

La pirámide poblacional, en vez de una pirámide, “parece ya un champiñón”, según expresó ayer el alcalde, Eneko Goia, con barras más estrechas en las franjas de jóvenes y más amplias conforme avanza la edad. Goia comentó los datos del padrón del año pasado, que concretan la población de Donostia en un total de 186.667 personas, apenas un 0,16% más que en 2016, es decir, apenas 290 habitantes más que el año anterior.

La edad media de esa población es de 45,71 años, 0,20 más que el año anterior: entre las mujeres esa media asciende a 47,55 años y entre los hombres es de 43,63. Por cada donostiarra de menos de quince años hay casi 1,9 personas mayores de 65, es decir, casi el doble, cuando este índice era en 2010 de 1,64, lo que confirma la tendencia al envejecimiento.

Goia destacó que la tasa de nacimientos también refleja un dato negativo, ya que sólo nacieron siete niños por cada 1.000 habitantes, es decir, 0,20 menos que en 2016 y uno menos que en 2015. La cifra de nacimientos de 2017 fue “la más baja de los últimos ocho años”.

por barrios El alcalde también hizo un repaso sobre la evolución demográfica de los barrios de la ciudad y destacó que Amara Berri sigue siendo el más poblado, con 30.261 habitantes. Fue, además, el que registró un mayor crecimiento el año pasado, ya que ganó 242 habitantes.

El Centro con 21.834 y Altza con un total de 20.318 cierran la terna de las zonas más pobladas. Por su parte, Gros, el barrio con mayor densidad de toda la ciudad, fue también el que más población perdió el año pasado, con 169 vecinos menos que los registrados en el año 2016.

Los datos del padrón de 2017 confirman, además, la mayoría femenina de la ciudad, que representa el 53% de la población (98.910 en total), frente a los 87.757 hombres (el 47%).

diversidad Por otro lado, Goia destacó en la presentación de los datos de ayer que en Donostia conviven en la actualidad personas de hasta 131 nacionalidades distintas, que representan el 7,1% de la población total (este colectivo el año pasado creció un 5,6%). El país de origen más común entre ellos es Honduras (de allí proceden 1.737 habitantes de Donostia), seguido de Nicaragua (1.440), Marruecos (864) e Italia (632). También hay más de medio millar de donostiarras procedentes de países como Colombia o Rumanía.