Gipuzkoa investigará “hasta el final” las denuncias sobre el centro para maltratadas

Mujeres del movimiento feminista, en representación de las denunciantes, hicieron públicos los hechos el lunes en Donostia.

El Ararteko realizó ayer una inspección de urgencia en las instalaciones de Bidean para verificar las condiciones del servicio

“Vamos a investigarlo de forma exhaustiva para que estos hechos no se vuelvan a repetir” “La Diputación será implacable al exigir las responsabilidades oportunas”

Iraitz Astarloa - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La Diputación de Gipuzkoa se comprometió ayer a investigar “hasta el final” y depurar “todas las responsabilidades” en relación a las “graves denuncias” interpuestas por diez mujeres víctimas de la violencia machista que esta semana han dado a conocer el presunto trato vejatorio que sufrían en el centro de acogida Bidean, de titularidad foral.

El lunes este grupo de mujeres, todas ellas exusuarias de Bidean, informó de que había puesto en conocimiento del Defensor del Pueblo Vasco, Ararteko, el “trato negligente” y la “vulneración de derechos” sufrida por ellas y sus hijos por parte de los trabajadores del centro Bidean. Entre algunas cuestiones, indicaron que vivían en “condiciones de insalubridad y abandono total”, que sufrían “trato vejatorio” y “humillaciones” por parte de los trabajadores de la Fundación para el Estudio y Promoción de la Acción Social (Fepas) que gestiona el centro, y que, incluso, llegaron a recibir “comida caducada”.

Apenas 24 horas después, en la tarde de ayer, el Ararteko llevó a cabo una inspección de urgencia para “verificar cuáles son las condiciones materiales y la calidad de atención” que reciben las usuarias, actualmente tres mujeres. Al mismo tiempo, la Diputación anunció estar “colaborando estrechamente” con el Defensor del Pueblo Vasco, con el objetivo de realizar una “investigación rigurosa” sobre estos hechos, para lo cual, ya se ha abierto un expediente que incluirá las inspecciones oportunas y que permitirá concluir si existieron negligencias o no en el trato a estas usuarias.

La diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, insistió ayer en una entrevista concedida a Euskadi Irratia que son hechos “muy graves” que “no se pueden volver a repetir”. “Lo vamos a investigar de forma exhaustiva. Si es cierto, tenemos que tomar medidas firmes para que no vuelva a ocurrir, pero si es falso, también tomaremos medidas, porque se trata de hechos muy graves”, señaló la diputada. Asimismo, apuntó: “La Diputación de Gipuzkoa acoge muy bien tanto a estas mujeres como a sus hijos y a otras personas en situación de vulnerabilidad. Poner en tela de juicio esto no es bueno para nadie”.

Con respecto a la denuncia presentada por este grupo de mujeres, Peña señaló que su departamento tiene intención de tomarles declaración, a fin de conocer “en qué consistieron las supuestas negligencias y cuándo tuvieron lugar”. En esta línea, la diputada matizó que en la institución foral no se ha recibido todavía ninguna queja oficial.

Peña recordó que, el pasado diciembre, su departamento llevó a cabo una inspección ordinaria en la que se detectaron “algunas estructuras deficitarias”. A raíz de ello, la Diputación, como ya avanzó hace unas semanas Peña en las Juntas Generales, tomó una serie de medidas e inició el proceso para la búsqueda de un nuevo emplazamiento donde ubicar este centro de estancia intermedia de víctimas de la violencia machista. No obstante, en este plazo, concretamente en febrero, la Diputación recibió la primera queja “no oficial”, en relación a que “el espacio -del centro- no era adecuado” para ese tipo de atención. “Se trata de dos pisos que están contiguos, pero diferenciados, y eso no ayuda a ofrecer la atención que se precisa. Son más de 100 metros cuadrados pero en dos partes y lo que ha quedado claro es que necesitamos un espacio mucho más amplio para dar ese servicio”, apuntó Peña, quien añadió que, a raíz de eso, se ha reunido tanto con los trabajadores como con las usuarias, siendo el problema del espacio el único que ha sido trasladado a la institución foral hasta ahora.

Finalmente, Peña apuntó que este centro ha atendido en los últimos cuatro años a un total de 162 mujeres, sin que se haya registrado queja alguna hasta la fecha, como tampoco hay denuncias en el otro centro de titularidad foral gestionado por Fepas.

Estas graves denuncias también fueron tratadas ayer en el Consejo de Gobierno foral y en la rueda de prensa posterior, el portavoz del Ejecutivo, Imanol Lasa, aseguró que la institución foral será “implacable” a la hora de exigir las responsabilidades oportunas. En este sentido, remarcó que la Diputación actuará de manera “determinante” para aclarar lo ocurrido y exigirá “a quien haya actuado de manera equivocada todas las responsabilidades”.

El Ejecutivo de Markel Olano destinó el pasado año 2,2 millones a la atención de mujeres víctimas de violencia machista. Los servicios forales atendieron a más de 140 mujeres y sus hijos en el servicio de atención temprana en 2017 y un total de 697 mujeres recibieron atención psicológica, 309 de ellas por primera vez.

Por su parte, el grupo juntero de Podemos exigió ayer una “explicación urgente” de Maite Peña sobre estos hechos.

Secciones