Catalá: “No es problema de leyes, es de la formación”

Dice que el voto particular del juez González evidencia que hay que trabajar en la “sensibilizador”

Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

MADRID - El ministro de Justicia, Rafael Catalá, admitió ayer carencias en la formación de algunos jueces en perspectiva de género e indicó que, cuando un magistrado habla de “jolgorio o regocijo” de una víctima, no hay un “problema de leyes”, sino de cultura, de formación y sensibilización.

Catalá respondió en el Pleno del Senado a dos preguntas relacionadas con la igualdad y la calidad de la Justicia en España a raíz de la sentencia del caso de La Manada, que condenó a los procesados por abuso sexual y no por violación, y con el fallo particular de uno de los magistrados partidario de la absolución.

El ministro manifestó que esa sentencia no es “indicador” de la calidad de la Justicia española, que a su juicio es “alta” y “en absoluto” puede ser descalificada por una resolución. Ahora bien, admitió la necesidad de trabajar “en la formación, en la sensibilización, en el establecimiento de una cultura que fortalezca la igualdad y una visión de género en todas las políticas públicas”.

En su opinión, no son las leyes las que llevaron al magistrado Ricardo Javier González a escribir que la víctima de La Manada había “tenido jolgorio o regocijo”. “Es la cultura, la formación: es la sensibilización. En eso hay que seguir trabajando: en la empatía, en la sensibilidad, en que el lenguaje nunca humille a la víctima y pensando que la víctima es siempre el primer objetivo al que tenemos que tutelar”, dijo.

El ministro, no obstante, recordó que el Tribunal Supremo ha planteado que los tipos de los delitos sexuales “son laberínticos, excesivamente casuísticos y con defectos de origen”. Por eso hay que reformar la ley, reiteró. - Efe