García-Escudero obliga a una senadora de ERC a acatar en castellano

Cortès no pudo prometer acatar el cargo en catalán. (Foto: Efe)

Cortès tuvo que utilizar una fórmula mixta al impedirle la presidencia de la Cámara alta hacerlo solo en catalán

Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Madrid - La portavoz de ERC en el Senado, Mireia Cortès, no pudo adquirir ayer su plena condición de senadora autonómica por Catalunya hasta que prometió acatar la Constitución en castellano, obligada por el presidente de la Cámara, Pío García-Escudero, quien se lo pidió tres veces.

Cortès, ataviada con una camiseta amarilla en la que exigía en inglés la libertad para los “presos políticos”, utilizó una fórmula en la que acató cumplir la Carta Magna “por imperativo legal” y “la liberación de los presos políticos”, por el “retorno de los exiliados” y “hasta la consolidación de la república catalana”.

Al comienzo del Pleno de la Cámara Alta, en presencia del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, la parlamentaria intentó en vano que García-Escudero le aceptara esa coletilla pronunciada únicamente en catalán pero el presidente le solicitó hasta en tres ocasiones que usara el castellano.

Finalmente, y tras aceptar hacerlo porque se lo pedía el presidente y haciendo constar que “siempre” había prometido solo en catalán, entre protestas de buena parte de la Cámara, Mireia Cortès manifestó su acatamiento en las dos lenguas y García-Escudero proclamó al Pleno que había adquirido la condición de senadora, no sin añadir: “¡Ha costado!”.

Mireia Cortès tuvo que cumplir con este trámite tras ser reelegida senadora autonómica por el Pleno del Parlament, el pasado 4 de mayo, junto a otros siete senadores, de los cuales dos son nuevos en la Cámara, Marta Pascal, del PDeCAT, y Lorena Roldán, de Ciudadanos, quedando fuera Xavier García Albiol, del PP, y Elisabet Abad, del PDeCAT.

Seguidamente García-Escudero llamó al parlamentario de Ciudadanos Francisco Javier Alegre, quien prometió acatar la Constitución sin impedimentos por parte de la Presidencia.

Después citó a Cortès, que bajó hasta el centro de hemiciclo desde su escaño vestida con la camiseta amarilla, lo que aprovecharon los senadores del PP para armar revuelo, que incrementaron cuando la republicana intentó prometer su cargo en catalán.

El presidente le instó a acatar en castellano, y como ella insistió en usar el catalán, le advirtió: “Así yo no puedo darle por acatada la Constitución;por favor, en castellano”.

Reiterada la fórmula en catalán, y entre más protestas del hemiciclo, García-Escudero le volvió a requerir que lo hiciera en español.

“Como usted me lo pide lo voy a repetir en catalán y castellano”, aceptó la política republicana, a la que el presidente dedicó un “¡ha costado!” cuando concluyó.

También siguió una fórmula similar otro senador de ERC, igualmente con camiseta amarilla reivindicativa, Bernat Picornell, pero en su caso lo dijo en catalán y después en castellano sin que la anécdota pasara a mayores. - N.G./E.P.

Secciones