ya había sido condenado por violencia machista

El yihadista detenido en Abadiño maltrataba a su pareja para convertirla

Policías trasladan al detenido ayer en Abadiño tras registrar el centro de inmigrantes en el que residía en Durango. (EFE)

El presunto yihadista detenido por la Policía Nacional en Abadiño, localidad vizcaina próxima a Durango, está condenado por violencia machista a la que fue su pareja, a la que propinaba duras palizas e, incluso, obligaba a ver vídeos constantemente sobre la yihad para que se adhiera al Dáesh.

EFE - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 12:55h.

MADRID. Según han indicado fuentes de la investigación, el detenido, de nacionalidad marroquí y 33 años, formaba parte de una estructura de reclutamiento y adoctrinamiento de Dáesh que animaba a atentar en España y otros países de Europa.

Junto a él, en una operación conjunta de la comisaría general de Información de la Policía Nacional y las autoridades marroquíes fue arrestado ayer en Lorca (Murcia), un senegalés de 21 años y otros tres hombres en Castillejos, localidad marroquí próxima a Ceuta.

Los dos detenidos en el Estado -pasarán mañana a disposición judicial en la Audiencia Nacional- maltrataban a sus compañeras como parte del adoctrinamiento y sumisión de éstas al idearioyihadista.

El arrestado en Abadiño y residente en Durango había sido condenado por violencia machista a la que entonces era su pareja y a la que llegaba a golpear con objetos, según han destacado las fuentes que califican su carácter como "especialmente violento e impulsivo".

También propinaba "extremas" palizas a su esposa el senegalés detenido en Lorca, localidad en que se encontraba de paso porque residía en Bilbao, un maltrato que justificaba como parte de su visión de la mujer sometida a la ley Sharia.

Además presumía de tener un arma de fuego y de que el día que la necesitase haría "pam, pam", en alusión a la población civil.

La investigación que ha llevado a la desarticulación de esta célula se inició el pasado año tras dos denuncias anónimas que alertaron de los perfiles radicales en redes sociales de los detenidos.

Secciones