La Liga pide permiso a Berlusconi para gobernar con el M5S

Salvini propone gobernar con el izquierdista M5S, junto a un disgustado Berlusconi.

Desde Forza Italia consideran “inadmisible” la propuesta de Salvini Mientras, el presidente Mattarella busca un líder para su idea de “gobierno neutral”, que rechazan los partidos

Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Roma - La Liga Norte pidió ayer a su socio de coalición Forza Italia que de apoyo externo a un Gobierno con el Movimiento Cinco Estrellas (M5S), mientras el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella, sigue pensando en qué decisión tomará tras dos meses de bloqueo institucional. La propuesta formulada por la Liga Norte a Forza Italia se produce al día siguiente de que Mattarella sugiriera a los partidos la formación de un “gobierno neutral” hasta diciembre, dada la falta de acuerdo para alcanzar una mayoría tras las elecciones del 4 de marzo, o, si no, celebrar comicios inminentes en verano o en otoño.

Mientras Mattarella estudia quién debe ser la figura institucional que presida este “gobierno neutral”, esta hipótesis fue ayer rechazada tanto por el M5S como por la coalición de derechas, formada por la Liga Norte, Forza Italia y Hermanos de Italia.

“Nosotros no votaremos un gobierno técnico o neutral porque significaría votar a personas que no tienen vínculos con la población”, dijo el líder del M5S, Luigi Di Maio. En la misma línea se mostró el líder de la Liga Norte y de la coalición conservadora, Matteo Salvini, quien afirmó que “un gobierno neutral sería una tomadura de pelo” y subrayó que o hay un “gobierno político” o se va a “elecciones inmediatas”.

Dos meses de bloqueo Tras dos meses de bloqueo político en Italia, los partidos parecen estar encaminándose hacia unas elecciones anticipadas que, de celebrarse en verano, podrían ser el 22 de julio, tal y como señalan los medios, una posibilidad que no convence a los políticos por el riesgo de que haya una alta abstención. “Forza Italia está preparada para volver a las urnas, si bien nos limitamos a señalar que votar en julio no sería acertado”, manifestó la portavoz de este partido en la Cámara de los Diputados, Mariastella Gelmini.

El portavoz de la Liga Norte en el Senado, Gian Marco Centinaio, también admitió que “el 22 de julio es una fecha demasiado arriesgada”.

El escenario de los comicios anticipados sobrevuela en el horizonte mientras Mattarella decide qué decisión tomar.

Aun así, la coalición de derechas y el M5S mantuvieron ayer la puerta ligeramente abierta a un hipotético acuerdo de última hora. “Si alguno quiere comenzar a pensar en el bien del país, nosotros estamos siempre disponibles, tengo el móvil siempre encendido”, dijo Di Maio a una emisora de radio italiana.

Por su parte, el portavoz de la Liga Norte en la Cámara de los Diputados, Giancarlo Giorgetti, pedía a Berlusconi “un gesto de responsabilidad para dar un Gobierno al país” que pase por “una participación de Forza Italia que sea compatible con el M5S”, a través por ejemplo de un apoyo externo.

Rechazo de forza italia Un ofrecimiento que ha sido rechazado de inmediato por miembros de Forza Italia. “Es inadmisible. Mientras la coalición esté unida ninguno podrá pedir que Forza Italia se eche a un lado con fórmulas políticas del tipo del apoyo externo, sería poco serio”, contestó el diputado de Forza Italia Giorgio Mulé. “Es una propuesta inadmisible que no puede tener más que una respuesta negativa”, añadía por su parte la portavoz del grupo en la Cámara de los Diputados, Mariastella Gelmini.

Gelmini, por el contrario, ha invitado a la Liga en un mensaje publicado en la red social de Facebook a que pida “explícitamente al líder del M5S que ponga fin al veto inaceptable contra Forza Italia para permitir el nacimiento de un Gobierno”.

“Por nuestra parte siempre ha sido así;ningún prejuicio en relación a ninguna fuerza política”, añadió.

En paralelo, Mattarella, mantuvo ayer un encuentro con personalidades del mundo del fútbol en la sede de la presidencia de la República y realizó unas declaraciones comparando el deporte con la política y lamentando el estado de bloqueo en el que se encuentra el país.

“Un árbitro puede conducir bien un partido si tiene cierta ayuda con el comportamiento adecuado de los jugadores (...) Cuando no se nota la presencia del árbitro es porque los jugadores están haciendo bien su trabajo”, manifestó. - Efe

Secciones