La Euskal Liga quiere ser una realidad

Aprovechando el tirón de las finales europeas, el Gobierno Vasco presenta un acuerdo para crear una competición vasca transfronteriza

Nagore Marcos - Miércoles, 9 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

bilbao - El Gobierno Vasco trabaja para que la Champions y la Challenge Cup no sean tan solo un evento del que disfrutar, sino también una oportunidad para arraigar todavía más el deporte del oval en Euskadi. Por eso, Bingen Zupiria, consejero de Cultura y Política Lingüística, lideró ayer la presentación del proyecto de la Euskal Liga transfronteriza, un nuevo acuerdo entre las federaciones vasca, navarra y de Iparralde para desarrollar una liga vasca, tanto en categoría masculina como en femenina. “La celebración de las finales en San Mamés es una oportunidad maravillosa para impulsar este deporte, para sembrar una semilla que con el paso de los años se convierta en un fuerte árbol. Esta nueva competición dará la oportunidad de mejorar la calidad de los equipos de aquí, gracias a una relación más estrecha con los conjuntos de Iparralde, un territorio en el que el rugby tiene un peso extraordinario”, explicó Zupiria.

De esta forma, aunque la Euskal Liga todavía es un proyecto, la intención es que participen equipos de estas tres federaciones en una competición que arrancará el próximo otoño en categoría sénior en formato de Copa o eliminatoria, pero con el objetivo de que en 2020 se consolide como una Liga de carácter regular. “Cuando sepamos qué equipos participarán, lo diremos. Todavía hay que darle algo de cuerpo a este proyecto para sentarnos con los clubes y explicárselo. Porque habrá equipos a los que igual no les interese participar”, reconoció Iñaki Laskurain, presidente de la Federación Vasca de Rugby. Es decir, todavía se desconocen los clubes que participarán en esta nueva Euskal Liga, pero la presencia en la rueda de prensa de este proyecto de representantes de Ordizia, Hernani, Getxo, Universitario de Bilbao, Durango, Gernika y Euskarians deja entrever que se trata de una iniciativa respaldada por gran parte de los clubes vascos.

Pese a todo, con todo aún en el aire, lo único que Laskurain sabe es que “la intención que tenemos es buscar el mejor entorno para nuestros equipos y al otro lado de Bidasoa tenemos un territorio de referencia en el rugby”.

El Ordizia estuvo representado por su presidente, José Luis de Castro, mientras que por parte del Hernani acudió el directivo Rafael Larretxea.

El futuro De esta forma, el propósito de la creación de esta Euskal Liga transfronteriza es llevar al rugby vasco a otro nivel y hacer realidad en sénior la colaboración que se viene desarrollando en categorías inferiores entre equipos de ambos lados de los Pirineos. Laskurain admite que lo idóneo sería agrupar desde ya a la mayoría de equipos, a excepción del Biarritz Olympique-Pays y el Aviron Bayonnais, que se encuentran un paso por encima del resto en cuanto a calidad. “Nos gustaría que estos dos equipos colaboraran de alguna manera con el proyecto porque, a día de hoy, están en otro nivel competitivo y la primera división de esta Euskal Liga estaría integrada por equipos de un escalón inferior. Por ejemplo, estarían los cuatro equipos vascos que este año han estado en División de Honor, así como conjuntos de Nafarroa e Iparralde”, explica el presidente de la Federación Vasca.

Y es que, tal y como anuncian los organizadores, esta Euskal Liga llega para consolidar, más si cabe, “los acuerdos que las federaciones de los tres territorios han suscrito a lo largo de los últimos años para colaborar con la promoción del rugby”.

Por eso, con el impulso que las finales europeas darán a Euskadi, poniéndola en el mapa del rugby, el Gobierno Vasco quiere aprovechar el tirón para que la resaca no solo deje mal cuerpo, sino también un buen proyecto sobre el que seguir caminando.