Zubieta, un año en obras

Los trabajos de construcción del complejo medioambiental de gipuzkoa cumplen los primeros 12 meses con el 40% del proyecto ejecutado

Un reportaje de Iraitz Astarloa - Martes, 8 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

365 días. Es el tiempo que llevan las excavadoras trabajando en el solar de Eskuzaitzeta donde se erigirá la incineradora de Zubieta así como la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB). Doce meses en los que el trabajo ha avanzado “al ritmo previsto”, tal y como reconocía recientemente el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio. Esto ha llevado a que, a falta de un año para que las plantas que componen el Centro de Gestión de Residuos de Zubieta entren en periodo de pruebas, el armazón de ambas instalaciones sea más que visible. De hecho, doce meses después de que se instalaran en el solar desierto de Eskuzaitzeta las primeras casetas de obra, el 40% de los trabajos está ya ejecutado, lo que permite al Departamento de Medio Ambiente instalarse en el optimismo en cuanto a la consecución de los plazos fijados.

Tras este primer año de trabajos, la construcción del centro de gestión de residuos de Zubieta entrará en los próximos meses en su fase más crítica: la instalación de los equipos. Tal y como avanzó Asensio en marzo, la unión temporal de empresas liderada por Urbaser ha comenzado ya a instalar algunas partes del horno-caldera, una de las partes esenciales de la incineradora. El Departamento de Medio Ambiente espera que estos trabajos estén acabados antes del verano. Así, a partir de septiembre quedará proseguir con la edificación del complejo y la instalación de los equipos que falten.

Para entonces habrán comenzado también las obras de la segunda fase del complejo, que componen las plantas de biometanización y la de maduración de escorias, y que se ubicarán en Arzabaleta, a escasos 500 metros de la incineradora. La UTE encabezada por FCC es la que ha presentado la propuesta constructiva más atractiva y, una vez entregue toda la documentación pertinente, la asamblea del Consorcio de Residuos (GHK) procederá a la adjudicación de la obra, hecho que se producirá en las próximas semanas.

De esta forma, para otoño, el trasiego de excavadoras y grúas se multiplicará en Zubieta, ya que se comenzará a trabajar de forma solapada en ambas parcelas. El objetivo es que para mayo del próximo año las cuatro plantas estén ya construidas y en fase de pruebas, de tal forma que para el mes de octubre estén funcionando a pleno rendimiento y Gipuzkoa sea por fin, capaz de dar tratamiento de forma autosuficiente a la basura que se genera en el territorio. Una realidad que parecía impensable hace tan solo algunos meses y que pone fin a un periodo de gran incertidumbre en el que Gipuzkoa se ha visto abocada a exportar a territorios vecinos (ya sea Cantabria, Navarra o Iparralde) la basura que genera, por su incapacidad de gestión, con el perjuicio económico y medioambiental que ello supone.