eta ya es historia

Amnistía Internacional reclama a la CAV, Nafarroa y Moncloa una agenda común

Se suma a la propuesta de Barkos y Urkullu, y aboga por la “justicia y verdad”

C. C. Borra - Martes, 8 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Donostia - Uno de los puntos centrales de la comparecencia conjunta que, a cuenta del final de ETA, realizaron el pasado viernes el lehendakari, Iñigo Urkullu, y la presidenta navarra, Uxue Barkos, fue anunciar una dinámica de trabajo en común que se abrirá además al Gobierno español para acometer cambios en la política penitenciaria. Este planteamiento, que persigue dar mayor empaque a las posturas de los respectivos ejecutivos de la CAV y Nafarroa acerca del final de ETA, obtuvo ayer el respaldo explícito de Amnistía Internacional, que lanzó una propuesta en la misma línea.

Fue el director de esta entidad en España, Esteban Beltrán, quien reclamó que los gobiernos de la CAV, Nafarroa y el Estado desarrollen una “agenda común de derechos humanos”, basada en el derecho internacional, “en relación a todo lo ocurrido con los atentados de ETA”. Beltrán, que lanzó esta propuesta antes de la reunión que tenía prevista por la tarde con la propia Uxue Barkos, explicó a Efe que el objetivo de esa agenda común, en primer lugar, es impulsar la investigación de los crímenes de la organización sin resolver, que definió como un derecho fundamental de las víctimas.

Amnistía Internacional considera asimismo necesario “avanzar sustancialmente en la investigación de otro tipo de crímenes de grupos armados en el marco de la guerra sucia, por ejemplo el GAL”, así como en el reconocimiento de “las víctimas de la tortura y malos tratos que han ocurrido en cincuenta años de lucha antiterrorista” en Euskadi.

Beltrán denunció a su vez que, “de toda esa época”, ha quedado en el Estado español “una legislación antiterrorista amplia, vaga, y que está ocasionando graves problemas a la libertad de expresión”, como se evidencia a su juicio en varios casos de acusación por enaltecimiento del terrorismo.

La organización de defensa de los derechos humanos también considera necesario fomentar las peticiones individuales de presos de ETA para que puedan estar en cárceles cercanas a sus lugares de origen. Estos planteamientos, explicó el representante de AI en España, se basan en la experiencia acumulada en otros lugares del mundo, en los que “es necesario leer la página antes de pasar página”. “Ahora que no hay la urgencia de investigar los atentados, de que la gente esté mirando debajo del coche, porque toda esa parte afortunadamente ya pasó, queda la etapa de la verdad, la justicia y la reparación para que nunca más ocurra esto”, aseveró.

Legislación ambigua Esteban Beltrán citó asimismo el juicio a los acusados de la presunta agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Altsasu, asegurando que este caso “es ejemplificador de la ambigua legislación antiterrorista, que habla por ejemplo de alterar la paz pública y nadie sabe lo que es exactamente”. Esta legislación, apuntó, “puede hacer que un acto grave, que tiene que ver con una disputa en un bar de esta localidad, se convierta en un atentado prácticamente en colaboración con banda armada”. “Es un caso ejemplificador de que hay que cambiar la legislación antiterrorista, por ambigua, por imprecisa y por injusta”, insistió.