Photomuseum propone una ruta fotográfica por varias salas de Zarautz

El museo organiza la XXVI edición de las Jornadas Fotográficas

Ane Roteta - Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Zarautz - El Photomuseum de Zarautz ha organizado, otro año más, las Jornadas Fotográficas -Argazki Bilera, por lo que el público podrá visitar cuatro salas del municipio con exposiciones de temáticas de lo más diversas;desde antropología a fotorreportaje, pasando por la fotografía artística o de naturaleza. El objetivo de estas muestras es acercar al espectador a las amplias y distintas posibilidades que ofrece la fotografía.

El Photomuseum, la Casa de Cultura Sanz Enea, Torre Luzea y Galería Zazpi son los cuatro espacios que acogen exposiciones tanto colectivas como monográfícas, en este caso, de José Ignacio Altuna y de Santiago Yañiz.

La primera propuesta, que estará en el Photomuseum hasta el 6 de mayo, es la exposición colectiva Maestros en blanco y negro, que engloba los trabajos de Indalecio Ojanguren, José Ortiz de Echagüe, Jesús Etxeberria, Ceferino Yanguas, Felipe Manterola y Salvador Azpiazu con imágenes de la primera mitad del siglo XX, acercándonos a la vida cotidiana de esa época, desde los duros trabajos del mundo rural hasta los mercados y calles concurridas de las ciudades. Las celebraciones de la época también están presentes, entre las que destacan el desembarco de Elcano, el día de los marineros de Deba o el Alarde del Moro de Antzuola.

La Casa de Cultura Sanz Enea acoge otra de las exposiciones colectivas también hasta el 6 de mayo, en la que el Colectivo Zzzz expone Arte con minúscula, un grupo que nació en 2013 para canalizar sus intereses, inquietudes y proyectos mostrando su enfoque personal. Según explica el comisario Jorge Latorre, “se trata de una exposición realizada por un grupo de fotógrafos que se permiten el lujo democrático de hacer fotografías a cuatro manos, incluso. Sin embargo, se homenajea a artes y artistas del pasado, con idea de renovar ese legado artístico”. Así, José Antonio Larrasoaña, Enrique Aparicio, Ignacio de Álava y Paco Sada hacen referencia a artistas como Da Vinci, Claude Monet, Jorge Oteiza y Antonio Gaudí.

Por un lado, Larrasoaña realiza un trabajo sobre Da Vinci, “el maestro del Renacimiento que fue un personaje muy relevante, perfeccionista como pintor e imaginativo como inventor”, características que han servido al fotógrafo para su obra ya que quiere expresar esa ideal del florentino: “lo difícil se consigue, lo imposible se intenta”. Enrique Aparicio, por su lado, se basa en el impresionismo de Monet, captando con su cámara el reflejo de la luz como lo hicieron los impresionistas.

Jorge Oteiza ha sido otro de los que ha inspirado una de las obras del colectivo, concretamente de Ignacio de Álava. El autor ha intentado buscar “la captación de las sombras y las luces, de lo visible y de lo invisible, con la certidumbre de que todo en Oteiza es búsqueda y no tiene fin”. Por último, las fotografías de Paco Sada miran a Antonio Gaudí, ya que siempre le ha maravillado este artista. “Desde la admiración y el asombro por sus trabajos he realizado unos bosquejos, es decir, unos apuntes fotográficos. Son foto-composiciones de bosques que nos enuncian la idea primigenia de esa naturaleza que nos protege. La luz se entrecruza con las columnas arbóreas remarcando y recreando el crucero original”, explica.

‘DRONEGRAFÍAS’ En cuanto a los monográficos, la Galería Zazpi mostrará hasta el día 22 de este mes la exposición Dronegrafías de Santiago Yañiz, un experimento visual “en busca de nuevos territorios en los que poner una mirada fotográfica”. Así, plantea cuestiones como quién hace una dronegrafía, si el dron, el piloto o el fotógrafo. El artista bilbaino ha retratado siempre los paisajes vascos y sus montañas y naturaleza desde una incansable pasión fotográfica y ahora muestra imágenes con drones, algo que es parte de su vida cotidiana. Tal y como explica el autor, “el dron pone en manos del fotógrafo del siglo XXI una herramienta interesante y valiosa para explorar territorios visuales hasta ahora imposibles”. Asimismo, señala que más allá del paisaje y de la lectura descriptiva del terreno, “se puede explorar la corteza terrestre en busca de señales, de iconos, de geometrías y sugerencias emocionales bajo este nuevo ángulo visual”.

Por último, José Ignacio Altuna muestra en Torre Luzea hasta el 13 de mayo la exposición Fotografías, capturando imágenes reconocibles a las que en movimiento las transforma en abstractas. Asimismo, el tratamiento del color otorga unidad a esta exposición que se aleja de sus imágenes comerciales mostrando su vertiente artística. El fotógrafo guipuzcoano está afincado en Italia y desde 1987 desarrolla su carrera como fotógrafo tanto para empresas privadas como en el ámbito publicitario en diferentes revistas.