Brillante lazo a la permanencia

El Delteco GBC alcanza su victoria número doce tras un partido espectacular ante el Obradoiro, resuelto a su favor en la prórroga tras meter 107 puntos, la mejor anotación de su historia en la Liga ACB

Néstor Rodríguez - Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - Un éxito. Total y absoluto. Indiscutible. Solo así se puede calificar lo que consiguió ayer el Delteco GBC, alcanzar la victoria número doce. Una cifra que simboliza la permanencia en la Liga ACB. El club guipuzcoano seguirá un año más entre los mejores. La confirmación no es aún matemática, pero a falta de seis jornadas aventaja en cinco triunfos más average al Betis. Una diferencia abismal que confirma la solvencia con la que se ha manejado en su regreso a la ACB este GBC que ha sorprendido a todos, que ha roto todos los pronósticos. Si alguien hubiera pronosticado que este equipo -el más barato de la categoría y que no ha hecho ningún fichaje desde que comenzó el curso- iba a ganar doce partidos en 28 jornadas, habría sido tildado prácticamente de loco. Pero los jugadores y el entrenador creían. Y han hecho algo extraordinario. Ya tienen doce triunfos. Y conseguirán unos cuantos más.

La forma de poner el lazo a la continuidad en la ACB no pudo ser más espectacular. El Delteco GBC superó al Obradoiro tras un encuentro de ida y vuelta, de ritmo altísimo, intenso y de muchas canastas. Es el estilo que ha implantado este curso Porfi Fisac, que apostó en verano por una plantilla con más talento que músculo y que está haciendo disfrutar a sus aficionados en Illunbe. Lejos de ser el típico equipo humilde que basa los éxitos en su defensa y en torpedear al rival, el GBC va al ataque, a meter más puntos que su rival, a jugar rápido. El objetivo es ganar y hacer disfrutar. Ayer los guipuzcoanos se fueron hasta los 107 puntos, que suponen la anotación más alta del club en sus diez temporadas en la Liga ACB. 107 puntos para celebrar una permanencia que cabe poner casi a la altura del play-off conseguido en el curso 2011-12. El ciclo de las dos últimas temporadas, con ascenso directo a la máxima categoría y holgada permanencia, es brillante.

clark, swing, chery... El partido fue un desparrame anotador. Hasta siete jugadores del Delteco GBC sumaron más de diez puntos para totalizar esos 107 que quedarán ya como difícil cifra a batir de cara a los próximos cursos. El equipo guipuzcoano acreditó un 60% en tiros de dos, un 43% en triples y un 83% en tiros libres, porcentajes altísimos teniendo en cuenta, además, que tiró muchas veces a canasta. Resulta difícil destacar a un solo jugador, ya que todos estuvieron inspirados. Clark se fue hasta los 18 puntos, Swing sumó quince, Van Lacke catorce, Chery otros catorce (todos ellos a partir del descanso), Agbelese añadió doce, y Salvó y Fakuade, once. Y los que no llegaron a diez también aportaron lo suyo: Dani Pérez, Pardina y Beraza. El GBC demostró que su valor está en el equipo, porque logró el triunfo sin el que hasta ahora estaba siendo su mejor jugador, Henk Norel, lesionado. Y sin Xabi Oroz. Ausencias que ni se notaron ante la actuación de todos los demás. El esfuerzo fue titánico teniendo en cuenta que venían de ganar el miércoles, con remontada histórica incluida. La semana ha sido redonda. Para el recuerdo.

El GBC-Obradoiro empezó a toda velocidad. Un correcalles. El conjunto gallego lo metía todo y llegó a tener diez puntos de ventaja gracias al acierto de Bendzius y Sabat, pero los guipuzcoanos aguantaron bien la embestida y al término del primer cuarto caían por seis (26-32) con protagonismo para Salvó (ocho puntos). Un triple de Dani Pérez y cinco puntos de Swing igualaron el tanteador a 38 y al descanso continuaba un equilibrio (45-47) que ya no se rompería. Porque en la reanudación el tira y afloja fue constante. El despertar de Chery, que llevaba cero puntos al ecuador y que en el inicio del último cuarto metió dos triples consecutivos, y las acciones de Swing coincidieron con la máxima renta del día para el GBC (63-53), situación a la que el Obradoiro dio la vuelta a base de triples, incluyendo uno de Pepe Pozas desde casi el medio campo cuando el tercer cuarto agonizaba: 67-69.

El equipo de Moncho Fernández cogió cuatro puntos de renta (73-77), pero el GBC no quería que se le escapara el duelo y se aferró al acierto exterior de Clark y a la solidez que dio al juego interior Fakuade. Entre ambos hicieron olvidar a Norel. Mención especial para el británico, que se multiplicó en todas las facetas del juego, aportando 18 puntos, doce rebotes y tres asistencias, amén de ofrecer una consistencia que nadie hubiera imaginado cuando fichó en verano. Pero esto es el Delteco GBC: jugadores que venían de la LEB, o que nunca habían alcanzado un nivel importante en la ACB, o que eran tildados de frágiles, y que han multiplicado el rendimiento que se esperaba de ellos. La fórmula Fisac ha funcionado a la perfección.

prórroga impecable Del 73-77 se pasó al 89-85 con Chery y Van Lacke muy atinados, pero un par de ataques precipitados dieron alas al Obradoiro, que se puso con dos de ventaja (91-93) con un triple de Corbacho a 34 segundos del final. Agbelese igualó a 93 y el Obradoiro erró su último ataque, lo que llevó el encuentro a la prórroga. En el tiempo extra los visitantes se adelantaron 93-98, pero al GBC y a Illunbe no se les podía escapar el triunfo. Van Lacke, Chery y Agbelese, este último con un tiro libre, igualaron a 98 y Clark metió el 101-98. Fue la canasta clave. El Obradoiro se descompuso y Swing y Van Lacke, impecables en la recta final del choque, echaron el lazo al partido y a la permanencia. Brillantes ambos. El Delteco GBC ya tiene doce. El éxito es total y absoluto. Porque seguirá en la ACB y por cómo lo ha conseguido. Dando espectáculo. Yendo al ataque. Luciendo espíritu de lucha pero también calidad. Sus 107 puntos de ayer suponen la guinda a un curso al que, no olvidemos, quedan aún seis capítulos para paladear.