El PP amenaza con tumbar la nueva tarifa eléctrica si no hay presupuestos

Damborenea advierte al PNV de que Euskadi se quedaría sin los 40 millones de euros para la rebaja a las empresas

“La compensación de 40 millones de euros desaparece si no hay presupuestos” “La condición de retirar el 155 no es un capricho, es una cuestión de respeto al Parlament”

Miguel Aizpuru - Domingo, 15 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El rechazo del PNV a respaldar los Presupuestos Generales del Estado ha provocado un creciente malestar en las filas del PP, que se evidenció ayer con la amenaza de que Euskadi puede quedarse sin su nueva tarifa eléctrica si finalmente el Congreso tumba las Cuentas. Así lo advirtió ayer el parlamentario popular Antón Damborenea, que trasladó a los jeltzales que si no aprueban el proyecto presupuestario el Gobierno Vasco se quedará sin los 40 millones de euros que posibilitarían una rebaja en la tarifa eléctrica de las empresas.

Antón Damborenea realizó dicha advertencia en una tertulia política en Radio Euskadi a la que asistía también el dirigente jeltzale Joseba Egibar, que calificó de “chantaje” la actitud del PP con su formación. Damborenea le replicó que “cumplir la ley” no es un chantaje: “La Ley dice que no puede haber déficit tarifario. La tarifa eléctrica, para rebajarla a las empresas, necesita una compensación para que no haya déficit tarifario. Esa compensación, de 40 millones de euros, desaparece si no hay presupuestos”, argumentó el parlamentario popular, que consideró legítimas las “decisiones políticas” de su partido en este asunto. “Las condiciones las ponemos cada uno, en política somos los que ponemos condiciones y las modificamos”, añadió.

Esta rebaja para las empresas fue pactada entre el PNV y el PP el pasado año y conllevaría la supresión de algunas tarifas eléctricas de alta tensión y la rebaja de otras. Esta medida beneficiaría a alrededor de 1.250 empresas del conjunto del Estado;de ellas unas 800 son vascas. Sin embargo, el Síndic de Greuges (defensor del pueblo de Catalunya) presentó una denuncia ante la Comisión Europea porque entendía que el acuerdo sobre esta reforma del peaje eléctrico “constituye una ayuda de Estado encubierta para beneficiar” a empresarios de determinadas comunidades autónomas. Por el momento, la Unión Europea no se ha pronunciado sobre ello.

En cuanto al debate sobre los Presupuestos, Antón Damborenea defendió que el proyecto presentado por el Gobierno español ante el Congreso responde a acuerdos con los funcionarios, al pacto de Estado contra la violencia de género y a intereses de las comunidades autónomas. “Son los presupuesto de la subida del 3% para las pensiones y que se queda para toda la vida, y de acuerdos con el PNV que nos parecían que eran buenos para los vascos”, señaló. Respecto a la condición de los jeltzales para pactar las cuentas de que se desactive el artículo 155 en Catalunya, el parlamentario del PP criticó que los independentistas catalanes “no han querido formar gobierno desde hace cuatro años” y que el PNV es “rehén” de ellos y de sus propias palabras.

Por su parte, Joseba Egibar insistió en la condición de que el Gobierno desactive el 155 para que el PNV negocie su respaldo. “Esta condición no es una excusa o un capricho nacionalista, es una cuestión predemocrática, una cuestión de respeto al Parlamento de Catalunya”, explicó. El portavoz parlamentario del PNV criticó asimismo la estrategia penal del Ejecutivo de Rajoy en la crisis catalana. “Cuando vemos la aplicación del 155 y vemos luego que va combinada con una estrategia penal, que pretende encarcelar o inhabilitar a dirigentes soberanistas, esto trasciende de una u otra transferencia”.

Por su parte, los representantes de EH Bildu, PSE y Elkarrekin Podemos presentes en el debate radiofónico coincidieron en criticar los Presupuestos del Gobierno por seguir en la vía de la austeridad. El parlamentario de la coalición abertzale, Iker Casanova, consideró “preocupante” que el PNV esté “normalizando” el llegar a un acuerdo con el PP y no haciendo un planteamiento de antemano de negativa a negociar con un Ejecutivo español que a su juicio desarrolla políticas “perjudiciales para este país”.

“austeridad tremenda” Por su parte, el dirigente socialista José Antonio Pastor calificó de “malos” los Presupuestos de este año, ya que quedan “bajo mínimos históricos” las partidas destinadas a la sanidad, a la investigación y a la educación. “Son de una austeridad tremenda que no responde a las necesidades de la economía, y son negativos para los ciudadanos”, añadió Pastor. Por último, la parlamentaria de la formación morada, Tinixara Guanche, lamentó que el proyecto de Cuentas del Estado para 2018 “no da solución al problema de las pensiones y no apuesta por la igualdad”.