Un niño de 12 años gana el torneo de ajedrez Eire-Bankoa

El elorriarra Manex Regillaga se impuso al beasaindarra Jokin Fernández, vencedor del año pasado

Asier Zaldua - Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

urretxu - El ajedrez es un juego en el que personas de todas las edades pueden competir entre sí y un niño puede imponerse a un adulto. Es lo que ha sucedido en el prestigioso torneo de ajedrez Eire-Bankoa de Urretxu. Este año se ha impuesto un chaval de 12 años: el elorriarra Manex Regillaga.

La final de la 19ª edición se disputó el domingo y Regillaga se impuso al beasaindarra Jokin Fernández, ganador del año pasado. La verdad es que no tiene que ser fácil enfrentarse a un niño y menos a uno que demuestra la sangre fría de Regillaga. Con un Chupa-Chups en la boca y la camiseta del Athletic como talismán, ni se inmutaba. Fue llevando la partida a su terreno, hasta conseguir la victoria.

Regillaga acudió acompañado por su padre, que también ha disputado el torneo y el domingo jugó la partida por el tercer puesto. Jon Regillaga recuerda que se aficionó al ajedrez en 6º de EGB. “Siempre me han gustado los juegos en los que hay que pensar, por lo que es normal que me aficionara al ajedrez”.

Trabajó de carpintero y en la actualidad es auxiliar de enfermería y monitor de ajedrez. “Doy clases extraescolares en Gernika, Bilbao, Elorrio, Durango, Eibar... En Bizkaia, cada vez hay más afición. El año pasado participaron más de 600 niños y niñas en el campeonato interescolar. El ajedrez es muy bueno para los niños, pues les ayuda a concentrarse y a responsabilizarse de sus errores: en el ajedrez no puedes echarle la culpa a otro”.

Regillaga ganó el campeonato de Bizkaia de segunda y también ha ganado varios torneos con el equipo de Elorrio, pero ahora es sobre todo el chófer de Manex. “Si participo en los torneos, es porque llevo a ellos a Manex. Un amigo me recomendó que le enseñara a jugar si quería seguir participando en campeonatos, pero no hizo falta insistirle. Con 2 años ya sabía colocar las piezas, con 3 aprendió a jugar y con 5 comenzó a participar en torneos. Le gustan mucho las matemáticas, la música y el ajedrez, que son tres actividades relacionadas entre sí”.

El año pasado fue campeón de Euskadi de su categoría y fue tercero de España, en categoría benjamín. De todos los jugadores que han tomado parte en la Liga Vasca, solo uno debutó siendo más joven que él. Desde hace tres años participa en el torneo Eire-Bankoa de Urretxu. Es el segundo torneo de categoría absoluta en el que se ha impuesto. Hace dos años ganó el torneo de Sakana.

Desde hace unos años, es habitual que Manex se imponga a su padre. “Me gana muchas veces. En los torneos me pongo más nervioso por él que por mí. El es tranquilo. Es un jugador posicional y siempre juega para ganar. Cuando le ofrecen tablas, nunca acepta”.

En el Eire-Bankoa conocen bien ya la ambición de Manex, pues todos han quedado por detrás de él. El segundo puesto ha sido para Fernández y el tercero para Carlos Sánchez. El mejor local ha sido Txema Iriberri y el segundo mejor local Unai Elías. Diego Bilbao recibió el premio Eire por su labor a favor del ajedrez.