Murió el mismo día y estrangulado

Los datos de la autopsia confirman que Gabriel Cruz falleció en las primeras horas tras su desaparición
Los investigadores creen que Ana Julia Quezada actuó sola y barajan como móvil del asesinato los celos que sentía hacia el niño

J. García - Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Si puede servir de consuelo a alguien los datos preliminares de la autopsia practicada ayer al pequeño Gabriel Cruz revelan que el niño no sufrió una larga agonía, sino que murió estrangulado horas después de su desaparición. La Guardia Civil encontró el domingo el cuerpo de Gabriel envuelto en una manta en el maletero del coche que conducía Ana Julia Quezada, la pareja sentimental de su padre, quien fue detenida en la localidad de Vícar (Almería), a unos 60 kilómetros de Las Hortichuelas, el paraje donde desapareció el pasado 27 de febrero.

Ayer se practicó la autopsia al cadáver en el Instituto de Medicina Legal de Almería y concluyó que el niño murió por estrangulamiento el mismo día en el que fue visto por última vez. Se trata de una de las pruebas clave para los investigadores, que, si bien no descartan ninguna hipótesis, creen que la principal sospechosa actuó sola y, por tanto, no habría tenido un cómplice.

Lo que todavía no está claro es el por qué de este crimen, aunque los investigadores se inclinan por los celos como principal causa del trágico suceso. En este sentido, el periodista Manuel Vilaseró, amigo de Ángel Cruz, padre de Gabriel, declaró en La Sexta que la presunta asesina era la que se encargaba del menor cuando le tocaba con su padre y no habría una buena relación con el niño. Según este allegado, Gabriel habría dicho a sus familiares que prefería que Ana Julia Quezada no volviera tras un viaje de esta a la República Dominicana. En este sentido, la presunta autora tendría al parecer la intención de volver a su país natal, algo que el padre de Gabriel rechazó alegando que no podía por su hijo.

Precisamente, la Guardia Civil trasladó a primera hora de la tarde de ayer a Ana Julia Quezada hasta una finca en la pedanía de Rodalquilar, en Níjar (Almería), para efectuar un registro. La arrestada, de 43 años y pareja del padre del pequeño, Ángel Cruz, fue conducida en un furgón policial y llegó a las 15.30 horas al mismo tiempo que la comitiva judicial encabezada por el juez instructor de la causa, el magistrado Rafael Soriano, quien decretó el secreto de las actuaciones.

La práctica de esta diligencia se enmarca dentro de las pesquisas que están realizando los agentes de la Policía Judicial para reconstruir qué pasó con Gabriel Cruz desde que se perdió su rastro el pasado día 27 en Las Hortichuelas y determinar si permaneció oculto en el interior de un pozo o aljibe hasta que la única sospechosa por el momento decidió el traslado de su cuerpo sin vida hasta el municipio de Vícar.

La finca está vinculada a la familia del padre del menor y había estado en régimen de alquiler, si bien “desde hace dos meses” no tenía arrendatario. La zona, situada a unos cinco kilómetros del punto donde se perdió el rastro del menor, habría sido objeto de investigación días antes del fatal desenlace.

Fuentes de la investigación aseguraron que la detenida, que se encuentra en dependencias de la Comandancia de Almería desde que la Guardia Civil interceptó el turismo de color gris que conducía con el cadáver del niño en el interior del maletero y envuelto en mantas, no habría prestado declaración aún ante los agentes encargados del caso a la espera de la práctica de esta y otras diligencias.

Capilla ardiente Mientras tanto, la capilla ardiente de Gabriel Cruz, instalada en el Palacio Provincial de la Diputación de Almería, abrió ayer sus puertas para que todo aquel que lo desee pueda acompañar a la familia del pequeño, si bien durante unas horas los familiares pudieron velar a solas al menor. Cientos de personas esperaban en la puerta del Palacio Provincial a la espera de la apertura de la capilla ardiente, ubicada en el señorial patio de luces del edificio principal de la Diputación de Almería, institución para la que trabajaba la madre del niño.

Entre aquellos que presentaron sus condolencias a la familia se pudo ver a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. La misa en memoria de Gabriel Cruz Ramírez será oficiada hoy por el obispo de Almería, Adolfo González Montes, en la catedral almeriense.