sin objetivos

Un epílogo muy deprimente

salvo inesperado milagro o tragedia, el único atractivo serán los dos derbis

Mikel Recalde - Martes, 13 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - En la primera estación. Después de anunciar a bombo y platillo que estaban capacitados para completar una espectacular recta final que les permitiese aspirar al séptimo puesto que da acceso a Europa, la Real se la ha pegado en la siguiente curva. Las cuentas estaban más o menos claras y exigían que los blanquiazules tuvieran que acercarse a los 57 puntos que marcan la media que han logrado los séptimos clasificados desde que la victoria vale tres puntos. Es decir, estábamos hablando de que iba a necesitar vencer ocho de las once jornadas que le quedaban, un reto al alcance de muy pocos. Menos aún cuando no has acreditado estar preparado ni para sumar tantos puntos ni para aguantar la presión de ganar y llevas catorce partidos sin hacerlo a domicilio.

Luis Aragonés solía repetir una máxima que no deja de ser una obviedad y es que para luchar por los objetivos que te marcabas era vital llegar bien colocado a las últimas diez fechas. La Real no tiene más remedio que asumirlo. Ha llegado al momento de la verdad demasiado lejos de cualquier meta algo ilusionante que se pueda marcar. Pensar que es capaz de sacar adelante ocho de los diez que le quedan después de comprobar, una vez más, su falta de fiabilidad que ha confirmado ante el Espanyol es una utopía. Por mucho que vuelvan a intentar vender el mensaje desde Zubieta de que, al menos matemáticamente, aún es posible.

La decepción es enorme entre una afición que volvió a enfadarse mucho con el pobre rendimiento y la falta de alma con la que jugó la Real en Cornellà. Jokin Aperribay y Lorenzo Juarros, que son las únicas voces autorizadas para decidir sobre los entrenadores, se han tranquilizado mucho en las últimas semanas debido a que, como se ha alejado la amenaza del descenso, se han apaciguado las voces que reclamaban la destitución de Eusebio. Desde que fichó por el Watford Javi Gracia, que era su candidato ideal para sustituirle y al que le habrían ofrecido un contrato más largo que hasta el final del curso, su intención siempre ha sido la de aguantar el chaparrón como sea para tratar de mantenerle al menos hasta el final de campeonato. Algo muy raro, en forma de improbable gran bronca en Anoeta, o trágico, en resultados, debería suceder para que los gestores blanquiazules cambien de opinión. Lo que ya parece indiscutible, pese a aparentemente contundentes proclamas de que les gustaría que Eusebio estuviese “diez años” al frente de la Real, es que, llegados a este punto, sería toda una sorpresa que el lasecano cumpliera su contrato y comenzara la próxima campaña. Sobre todo si tenemos en cuenta el enorme desgaste y distanciamiento que se han ido produciendo en su relación con la afición txuri-urdin. La misma a la que encandiló el año pasado con su estilo y sus buenos registros, pero a la que ha desesperado por su incapacidad para encontrar soluciones cuando le han pillado la matrícula.

Sin objetivos concretos a la vista, salvo sueños utópicos, a la Real le queda una larga travesía hasta el final del ejercicio. Los dos únicos momentos algo excitantes que le quedan son la disputa de los derbis ante el Eibar en Ipurua y frente al Athletic en Anoeta. El primero de ellos, ante unos armeros que están seis puntos por encima, se disputará el 1 de abril a las 18.30 horas, mientras que la visita de los bilbainos, dos arriba, llegará el fin de semana del 28-29 del mismo mes. Lo demás, la aburrida vida del que se estanca en tierra de nadie.

primera del espanyol

calendario de la real

10 jornadas

Getafe (Casa)

Eibar (Fuera)

Girona (C)

Las Palmas (F)

Atlético de Madrid (C)

Málaga (F)

Athletic (C)

Sevilla (F)

Leganés (C)

Barcelona (F)

la real, fuera

Trece partidos

Celta 2-3

Deportivo 2-4

Levante 3-0

Alavés 0-2

Getafe 2-1

Girona 1-1

Atlético 2-1

Athletic 0-0

Leganés 1-0

Villarreal 4-2

Real Madrid 5-2

Valencia 2-1

Betis 0-0

Espanyol 2-1

Tres. La Real solo lleva tres victorias a domicilio cuando el año pasado logró nueve.

Octubre. Su último triunfo lejos de Anoeta fue en Vitoria por 0-2 el 10 de octubre.