La Audiencia Nacional juzga la causa de un asesinato de ETA reabierta hace dos años

Sergio Polo está acusado de la muerte de un militar en León en 1995

Lunes, 12 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

MADRID - El miembro de ETA Sergio Polo se enfrenta a partir del miércoles a 122 años de cárcel por el asesinato el 22 de diciembre de 1995 del comandante del Ejército, Luciano Cortizo Alonso, en León al estallar una bomba lapa en su vehículo en el que viajaba con su hija, que resultó gravemente herida. La causa por este atentado fue reabierta hace algo más de dos años después de que fueran hallados indicios contra Polo y la jefa de ETA Marixol Iparragirre, Anboto -presa en Francia-, a raíz de la revisión que las fuerzas de seguridad hacen de los atentados de la organización armada sin resolver.

En relación con el asesinato del comandante Cortizo, la Guardia Civil desveló en un informe que en el registro del domicilio de Pasaia alquilado por Sergio Polo se encontraron “numerosas evidencias, documentos y efectos” que les incriminaban a él y a Anboto en este atentado.

Según el relato del fiscal, en fechas previas al 22 de diciembre de 1995, Anboto entregó a Sergio Polo material explosivo para asesinar al comandante Cortizo, dándole instrucciones precisas. Supuestamente, Polo lo guardó en el apartamento de Pasaia y ahí elaboró una bomba lapa compuesta por 1.200 y 2.000 gramos de cloratita.

La Fiscalía defiende que el acusado se trasladó a León y vigiló a Cortizo hasta detectar el vehículo que usaba habitualmente para sus desplazamientos para después acceder a él por la noche y colocar “bajo el asiento del conductor la bomba lapa”. A consecuencia de la detonación, el comandante de 44 años falleció en el acto, y su hija, que tenía 18, resultó herida de gravedad. Igualmente resultaron con lesiones personas que transitaban por la calle en el momento de la explosión.

En su escrito de acusación, la Fiscalía, además de la citada pena de prisión, pide que se prohíba al acusado viajar a León durante 10 años desde su excarcelación y que indemnice a la viuda con 180.000 euros, y a su hija en la cantidad de 25.000 por las lesiones causadas, 200.000 por las secuelas y 160.00 por el fallecimiento de su padre. - Efe

Atacan la sede del PP en Amurrio. El PP denunció ayer la aparición de pintadas con la palabra “asesinos” en la fachada de la sede que la formación tiene en Amurrio. Según informó el partido, las pintadas se realizaron en la noche del viernes al sábado. No es la primera vez que atacan esta sede. En febrero la persiana del local amaneció con frases en favor de los presos de ETA.