presenta el libro 'La unión de la izquierda vasca'

Mendia: "Nunca han sido más fuertes los vascos que cuando la izquierda influye"

Cree que "conservar y ampliar" los derechos conseguidos va a necesitar "sumar, no dividir"

La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, ha subrayado que "no fue fácil nunca el camino para conquistar derechos", pero que "conservarlos y ampliarlos va a necesitar sumar, no dividir". Por ello, ha defendido que los vascos "nunca han sido más fuertes que cuando la izquierda influye en la toma de decisiones".

EUROPA PRESS - Lunes, 12 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 13:22h.

DONOSTIA. Mendia ha realizado estas afirmaciones en la presentación del libro 'La unión de la izquierda vasca', que ha tenido lugar en Donostia con la presencia también de los autores Gaizka Fernández Soldevilla y Sara García Hidalgo, y del vicepresidente de la Fundación Ramón Rubial, Rodolfo Ares. La obra analiza el 25º aniversario de la convergencia entre el Partido Socialista y Euzkadiko Ezkerra.

En su intervención, la dirigente socialista ha señalado que "estamos en una semana de celebración de la suma de izquierdas", para "recordar que cuando más fuertes han sido los derechos de la ciudadanía es cuando la izquierda deja de mirarse de reojo, y aúna esfuerzos".

Según ha explicado, este libro es un relato "especialmente preciso que define esa evolución de las fuerzas de progreso en Euskadi", además de ser "sincero y sin filtros" y de no ocultar "las dudas, los temores, o los recelos". "Un relato que recuerda lo que se puede conseguir cuando se superan esas desconfianzas y se ponen en común las banderas principales que deben guiar a las izquierdas: las de la igualdad, la solidaridad, la libertad, la pluralidad", ha apuntado.

Mendia ha considerado "significativa" la parte del libro que alude a "los temores que empezaron a atenazar al nacionalismo gobernante cuando se produjo la convergencia". "Esa virulencia verbal que hubo contra Mario Onaindia, el hombre que supo conducir a la democracia a una parte sustancial de la juventud vasca y que, sin embargo, era despreciado por quienes le debían un reconocimiento por aquella tarea", ha destacado.

También ha hecho referencia al "tono sectario que utilizaba el sentimiento, el término "español", con ánimo injurioso".

"El sentimiento como insulto, como último acto desesperado por quienes veían que aquel proceso de suma dejaba en evidencia que se puede ser netamente vasco sin ser nacionalista y que desde esa convicción era posible construir alternativas desde la izquierda", ha manifestado.

"UNION DE FUERZAS"

Tras resaltar que "la unión de fuerzas de izquierdas hizo temblar la hegemonía institucional del nacionalismo", la dirigente socialista ha señalado que "la decisión de Euskadiko Ezkerra en 1993 y la voluntad de quienes estaban al frente del Partido Socialista de Euskadi hizo que se aclarara el panorama para el electorado".

De este modo, ha recordado que "mientras el nacionalismo seguía anclado en nichos tradicionales", el Partido Socialista de Euskadi y Euskadiko Ezkerra "supieron engarzar las dos visiones de las que partían: el obrerismo clásico y las nuevas fuerzas sociales que estaban surgiendo".

Mendia ha apuntado también que a finales de los 80 "había comenzado la protesta civil silenciosa para denunciar el terror, viniera de donde viniera", lo que supuso "una resistencia cívica a quienes pretendían imponer mediante la violencia un país monocorde y uniforme en una sociedad plural y diversa".

"Un movimiento sin marca partidaria que se sumaba a la resistencia y denuncia de ETA que habían estado encabezando el socialismo y sus cargos públicos y que coincidía también con la apuesta inequívoca de Euskadiko Ezkerra por la paz y la libertad en Euskadi", ha añadido.

"SENTIMIENTOS E IDENTIDADES"

"La convergencia respondía así a esa mentalidad desprejuiciada en sentimientos e identidades y desde una voluntad de levantar una nueva Euskadi sobre principios de justicia social, solidaridad, igualdad y libertad", ha asegurado la líder del PSE-EE, quien ha destacado que, 25 años después, "frente a escépticos, temerosos, y recelosos, vivimos en la Euskadi libre en la que pensaban Onaindia, Bandrés, Jáuregui y Txiki".

"La que tuvimos oportunidad de liderar hace dos legislaturas. La que hemos tenido oportunidad de construir en todos sus servicios públicos en colaboración con otras fuerzas. La Euskadi con mayor desarrollo de su historia, sin amenazas por sentimientos, con las identidades integradas, con toda su organización institucional orientada a las preocupaciones de la ciudadanía", ha manifestado.

En su opinión, los valores que inspiraron la convergencia son los que "han ido impregnando a toda la sociedad, la que ha hecho modular posiciones a los adversarios políticos, la que ha reconducido la Euskadi de las trincheras a la Euskadi de los acuerdos".

"Ahora que hemos logrado esa conquista, se nos reconozca o no el protagonismo, asistimos a los ataques de toda esa arquitectura del bienestar. Merece la pena que las nuevas fuerzas que nacen en el espacio progresista se lean bien esta lección del pasado y tomen nota ante lo que se nos presenta para el futuro", ha considerado.

A su juicio, "nunca han sido más fuertes los vascos que cuando la izquierda influye en la toma de decisiones, nunca se ha cambiado tanto la historia vasca como cuando esa izquierda pudo liderar el país. Siempre ha habido una casa común que ha albergado y empujado los valores de la izquierda que lleva las siglas del Partido Socialista que suma las de Euskadiko Ezkerra".

Por su parte, Gaizka Fernández Soldevilla ha destacado la importancia de este libro para mostrar la historia del socialismo vasco, ya que el Partido Socialista "es el más antiguo de Euskadi", porque, según ha dicho, "nos hace más ricos conocer el pasado", mientras que Sara García Hidalgo ha resaltado la importancia del camino conjunto durante 25 años del Partido Socialista y Euzkadiko Ezkerra que "ha marcado la agenda política vasca".