Alfonso Alonso presidente del pp vasco

“Nuestro problema en Euskadi no es C’s, tenemos muchos adversarios electorales, y el principal es el PNV”

En pleno auge de Ciudadanos, Alfonso Alonso alerta de que la reforma del autogobierno vasco puede acarrear “el efecto contrario al que se busca”.

Txus Díez José Ramón Gómez - Domingo, 11 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

gasteiz - Mariano Rajoy va a intentar tener presupuestos para 2018 pero, ¿cómo va a ser posible si tanto PNV como Ciudadanos son hoy día tan imprescindibles como incompatibles?

-Es importante que haya presupuestos, la fórmula más previsible es la del año pasado, y la idea es que este mes se presente el proyecto, se lleve a las Cortes, y yo espero que haya un acuerdo. En realidad PNV y Ciudadanos son tan incompatibles hoy como hace un año, y las dificultades que ponía el PNV no estaban tanto en incompatibilidades con otro grupo como en las dificultades de la situación enquistada de Catalunya.

Que sigue enquistada. ¿Por qué no debe a su juicio salir Jordi Sànchez de prisión si se ha comprometido a respetar la legalidad vigente?

-Él está en prisión porque está acusado de delitos graves y el hecho de que tenga una disposición u otra ahora no anula las conductas anteriores. En cualquier caso eso está en manos de los tribunales, y yo creo que Catalunya necesita un gobierno;ésta situación del 155 es provisional, el Gobierno central se tiene que hacer cargo de la gestión de la Generalitat en el día a día, pero es una situación que debe ser necesariamente provisional. Catalunya necesita un gobierno que pueda gobernar, y poner al frente del gobierno a una persona que no va a poder ocuparse del asunto no es tomarse en serio las necesidades de los catalanes.

¿Se ha convertido el 155 en un inconveniente para Rajoy en la medida en que le está impidiendo tener unos presupuestos y gobernar?

-El Gobierno quería un 155 breve y por eso Rajoy convocó inmediatamente elecciones. El Govern se había situado al margen de la Ley, el Gobierno central se hizo cargo de la situación y la corrigió. Lo necesario ahora es que la nueva mayoría conforme un gobierno y que ese gobierno haga sus políticas, pero en el ámbito de la legalidad.

El último sondeo de EiTB Focus les vaticinaba la pérdida de tres escaños en Euskadi, en la línea de lo ocurrido en Catalunya. ¿Les supone un toque de atención también en Euskadi el auge de Ciudadanos?

-La encuesta es un acicate, porque nos da mejor resultado que las de campaña. En Euskadi realmente nuestro problema desde el punto de vista electoral no es Ciudadanos. La situación era compleja, debíamos mantener el resultado y luego trasformarlo en algo útil, cortar el cordón sanitario en el que se quería meter al PP en el País Vasco, y tener capacidad de decisión. La situación parlamentaria nos permite desequilibrar la balanza y eso nos da protagonismo. Además debíamos tener un posicionamiento claro. Nosotros tenemos un posicionamiento que se entiende y ese es el trabajo que hemos hecho, confío en ese trabajo. Ahora no pienso en elecciones porque estamos en el segundo año de legislatura, pero tenemos muchos adversarios electorales, y el principal es el PNV.

¿Está el PP en un punto de inflexión? La ‘Gürtel’ toma su cuota de protagonismo todos los días y los mayores están en la calle reclamando que les suban las pensiones en pleno auge de Ciudadanos.

-Ha habido una resaca de las elecciones catalanas y era previsible que fuera a pasar esto en estos primeros meses del año. Ahora nosotros hemos renovado la cartera de Economía y creo que es buen momento para ir a un discurso económico más micro. Han sido unos años muy duros y hubo que hablar de macroeconomía, la gente sabía lo que es la prima de riesgo porque el país se nos iba. Ahora la fase es otra, la política tiene que mantener la misma solvencia y seriedad para que no haya riesgo de recaídas y se mantenga el ritmo de creación de empleo, pero el discurso tiene que enfocarse hacia la recuperación y las dificultades de esa recuperación. Ha habido mucho daño social, muchos perjudicados, y debemos mantener la expectativa de que se va a crear empleo, de que los sueldos van a mejorar porque se va a mantener la tensión productiva en el país... Pero de una forma seria, no en plan si yo gano va a ganar usted el doble. Además debe haber presupuestos porque eso es lo que da solidez a un gobierno y yo espero que los haya. En primavera tenemos la convención del partido, y el mensaje que tenemos que lanzar es que somos el gran partido de las clases medias y debemos demostrarlo con políticas efectivas.

¿Una eventual reforma de la Constitución podría poner en peligro el Concierto Económico, habida cuenta de la mala prensa que tiene en los últimos tiempos en España?

-No parece que haya mimbres porque no parece que haya capacidad de consenso, porque las posturas están muy alejadas, y yo veo a los partidos más preocupados en marcar su posición que en buscar vías para llegar a un acuerdo, están abordando el debate más de cara a la galería o a los suyos propios. Además, una reforma constitucional hoy día comporta más riesgos que oportunidades, porque alguno está azuzando peleas entre territorios, yo he visto a Ciudadanos cargar contra el Concierto vasco y eso no es responsable.

¿Y por qué considera, como ya ha señalado con anterioridad, que la propuesta de autogobierno del PNV, que se aferra a la Constitución, no es legal?

-Realmente no tiene ningún encaje legal ni constitucional, y consagra el derecho de autodeterminación. Hay un sujeto con capacidad soberana para tomar cualquier decisión e incluso para determinar si una ley de las Cortes Generales se puede aplicar o no en el País Vasco, es una especie de pase foral en el que las leyes son aplicables según el juicio de la mayoría que haya en el Parlamento Vasco, y eso no es razonable. Hacen una interpretación de los derechos históricos como que vale todo, y la Disposición Adicional Primera de la Constitución habla de derechos históricos de los territorios forales. Esa es la única interpretación posible, se refiere a las instituciones forales y a algunas soluciones que dio la historia como la del Concierto Económico.

¿Y en la reforma del autogobierno vasco esa vía foral es negociable para ustedes, defensores de los derechos históricos, aunque de entrada no quieran tocar nada?

-Yo llamaría la atención sobre una cosa, la tendencia política en España es ahora mismo centrípeta, hay una demanda social de mayor centralismo, al final vamos a tener que defender que la autonomía política en España es muy positiva. No nos vamos a engañar, hay una fuerza que ha emergido, que es Ciudadanos, que tiene un discurso muy centralista, que no entiende las autonomías y que le cuesta entender la diversidad de España. Y si uno mira a Podemos, ¿qué es el federalismo? ¿El que había en la antigua URSS? Al final terminan siendo partidos de tradición muy centralista. La Constitución aporta ahí un punto de equilibrio, ha permitido un gran desarrollo del autogobierno, singularmente al País Vasco y a Navarra, y de verdad que merece la pena cuidar y garantizar lo que tenemos en lugar de sustituirlo por una cosa incierta que puede provocar dificultades legales y el efecto contrario al que se busca. Nosotros somos un partido que piensa estas cosas más despacio y creemos que hay que ser prudentes en esa materia. Viendo lo que ha pasado en Catalunya, no son buenos tiempos.